Sobre un declive, entre la dronda de pinos y eucaliptos, protegido por cielo y sierras, salvo del olvido, vive un recuerdo que en la historia ahonda:

Nueva Tomarza, Corazón de Armenia que el fuego, la opresión y la codicia leyenda hicieron, presa de injusticia y son secreto, sueño, ruego y nenia.

El símbolo ora brilla, y fasto ostenta al drama de su historia indiferente; hoy la frescura en vez del suelo ardiente aquieta imagen vil y cruenta.

Ya brilla el sol y el horizonte vive la luz serena y el sueño de un destino, Hoy Nor-Tomarza es meta de un camino en el silencio y el verde de un declive.

Nota del autor: Nor-Tomarza significa Nueva Tomarza. Tomarza, ciudad de Armenia, fue destruida durante la primera guerra mundial. De sus 16.000 habitantes se salvaron sólo 300. Uno de éstos, un niño fue recogido y protegido por un árabe. Ya adulto, a los 31 años, se trasladó a la Argentina. Trabajador, tesonero y visionario, ha realizado una gran obra a la cual ha llamado Nueva Tomarza, en memoria de aquella hermosa ciudad sometida y violada por la codicia y crueldad de la guerra. Hoy Nor-Tomarza es un lugar de descanso, confortable, sereno y lujoso que yace sobre uno de los declives de las verdes sierras cordobesas. Simboliza la capacidad de resurrección y creación del hombre que sabe tener fe en la escencia del ser humano, el trabajo y el provenir.

Della Pena.